>

Crónica de Celorio (25-07-2014)

Publicado el Domingo 27/07/2014 | Escrito por | Sección: Opinión

Crónica de Celorio de Salva Cué

Saludos a todos desde Celorio:

Pues ya pasó “El Carmen”, y aun con la resaca de un día inolvidable, ya empieza la cuenta atrás para “el Carmen 2015”, pese a que aun queda “El Bollu”, el “día grande” de nuestras fiestas ya ha pasado y con ello parte importante en el corazón de los celorianos.

 Pero vamos a dejarnos de lamentaciones y vamos tratar de contar lo que ocurrió el pasado domingo, especialmente para los celorianos que estaban lejos.

Todo comenzaba pasadas las 7 de la mañana, cuando los voladores estallaban en el cielo de Celorio, avisando a los celorianos de que comenzaba el “día grande” y que a las 7.30, la imagen de la Virgen del Carmen, salía un año después a la puerta de nuestra Iglesia parroquial y se le iba a dar los buenos días entonándole las tradicionales “mañanitas” compuestas en su día por José García adaptando un clásico del folklore mexicano. Finalizado el canto, se sirvió chocolate con galletas para los asistentes.

 A partir de las 11 de la mañana, la Banda de gaitas de Corvera, realizó a lo largo de las principales calles del pueblo un alegre pasacalles, interpretando las más variadas piezas de la música tradicional asturiana. Al mediodía arrancaba de “El Collau”, tras los acordes de la gaita y tambor de los hermanos Jose y Ángel Rey, los tres ramos y dos enormes filas de mas de doscientas cincuenta mozas vestidas con el traje de aldeana llanisca, que pandereta en mano, tocaban bajo el son que entonaba el tambor de Marina Fuentes. El cortejo avanzó hasta “La Plazuela”, donde las aldeanas avanzaron hasta el altar mayor de la Iglesia para ser recibidas por la Virgen y comenzar así la procesión, que un año mas iba a dejar en Celorio una muestra de tradición y fe.

  La procesión fue avanzando hasta que en “El Aparcaderu”, las aldeanas sin romper el paralelismo de las dos filas, fue utilizando la forma de “La Rotonda” formando un amplio ovalo para los porteadores de la Virgen del Carmen, colocar la imagen cara al mar y allí el “Coro San Martin de Sotrondio” entonar la “Salve Marinera”.

 Tras la magistral interpretación de la pieza, la procesión siguió avanzando, para recorrer los últimos metros y volver a introducir a la Virgen del Carmen en la Iglesia, bajo las notas de la “Marcha Real”, dando así comienzo a una emotiva misa solemne, que su momento mas emocionante se produce durante el ofertorio y la consagración, cuando empieza a retumbar en las paredes de la Iglesia el sonido del tambor y las panderetas, secundado por las gaitas entonando la “Marcha Real”  y el “Asturias Patria Querida”, también el repicar de las campanas y la explosión de los voladores, hace de este momento y esa mezcla de sonidos, sin duda el acto estelar de la misa, (en la que por cierto, es de agradecer, que una vez mas no haya sido aprovechada por nuestro párroco para pedir dinero ni para explicar las obras realizadas, lo cual es destacable y justo recordarlo, no todo van a ser reproches).

Finalizada la misa y tras el ofrecimiento y subasta del ramu,  comenzó una concurridísima sesión vermut,  en la que los mozos y mozas de Celorio, ofrecieron un excelente festival folklórico donde se dio un repaso a los principales bailes regionales. Ya por la tarde, y tras reponer fuerzas, los más pequeños disfrutaron de una actuación infantil que les hizo disfrutar de lo lindo.

 Pasadas las 20.30 horas se comenzó a servir la xata asada que tras muchas horas en manos de unos maestros asadores, se puso a las venta a un precio de 2€ para los socios y 4€ los no socios, para a partir de las 23:30 todos, socios y no socios tener que pagar 4€/ración.

 Pese a las criticas de muchos vecinos y socios acerca de la no idoneidad de esta actividad en el día de “El Carmen”, y pese a que haya gente a favor o en contra, justo es decir que lo que es el asado en sí solo hay que hablar favorablemente, y en eso todos los presentes fueron unánimes: estaba “para chuparse los dedos”.

Quizás en una próxima asamblea de socios, se pueda hablar de ello, y en cual de los otros dos días de fiesta sería mas idóneo degustar  dicho manjar.

De nuevo se repitieron los bailes regionales, donde de nuevo jóvenes y niños de Celorio, dieron una lección magistral de cómo se bailan las mejores coreografías del folklore asturiano. A las 22.00 comenzó una monumental y animadísima verbena, con dos espectaculares orquestas, que pusieron ritmo y buena música en el prau de la mítica “Bolera de Papimba” hasta altas horas de la madrugada,

Esta monumental romería y verbena  ponía fin y un sensacional broche de oro a un inolvidable día de “El Carmen de Celorio”, en el que se disfruto de todo tipo de actos para todo tipo de público, gustos y sensibilidades, perfectamente organizado por la directiva de nuestra Sociedad de festejos de Celorio, que una vez más, y pese a las dificultades, se superaron “con nota”.

Desde estas líneas, queremos una vez más, darles las gracias y la enhorabuena por el trabajo bien hecho.

 El pasado lunes a las 18:30 se oficio la tradicional misa por todos los cofrades fallecidos durante este año.

Mañana sábado a las 21:00 horas en nuestra Iglesia parroquial, se oficiará el funeral de aniversario por quien fuese nuestra vecina y amiga  María Angélica Prieto Rozada, al cumplirse ya un año de su fallecimiento.

 Bueno, pues como todos habréis visto, leído y oído, este es el último numero de “El Oriente de Asturias”. Tras muchos años de andadura y diversas etapas, la crisis económica y otros factores que no es lugar ni el momento de evaluar (allá la conciencia de cada uno de los “pide-votos”), hacen que “El Oriente”, el decano de la prensa asturiana y el semanario más antiguo de nuestra nación irremediablemente tenga que “echar el cierre” y con ello dar un portazo a más de un siglo largo de información, historia y vida de Llanes y concejo, además de parte de la comarca Oriental.  Voy a dejar un poco de lado, las generalidades que traen consigo el cierre de “nuestro Oriente”, y me voy a centrar en lo que representó para mí, estos años como “Corresponsal de Celorio”.

 Principalmente orgullo: orgullo por  haber escrito en este periódico con tanta historia y tantos colaboradores de tanta calidad que te hacen sentirte pequeño, comparado con ellos, cuando decías “colaboro escribiendo  la Crónica de Celorio en el Oriente de Asturias”, y  lo que me llenaba del antes nombrado adjetivo eran las palabras de admiración de a quienes se lo decía, generalmente gente de la zona, pero también personas de otro ámbitos, a los que les tenias que explicar  “que es” nuestro periódico, su historia y sus peculiaridades. Orgullo es que un maestro de la literatura como Don Juan Carlos Villacorta, a la hora de dedicarme su libro “Memoria de la Nostalgia”, escribiese estas palabras: “Para Salvador Cué, compañero y amigo, a quien envidio su puesto en El Oriente. El autor”.  Orgullo es que compañeros de clase con la carrera de periodismo finalizada y ejerciendo, te digan que envidian que escriba en  “El Oriente”.

Y orgullo es haber compartido labor con todo el equipo humano de este periódico con Lolo Maya a la cabeza, con Paco, Ana Carmen, Uca, y todos y cada uno de los redactores, empleados de imprenta y demás  que pasaron por este histórico periódico. En cuanto a mi trabajo como encargado de redactar la “Crónica de Celorio”, también tengo que hablar principalmente de Orgullo. Orgullo y gratitud es lo que me han supuesto estos años intentando, unas veces como más acierto que otras, “ser los ojos” y el resto de los sentidos, de los celorianos que no están con nosotros, y especialmente a los que no pueden acceder a las tecnologías actuales.

 Para mi ese siempre fue el reto más importante al que me enfrentaba cuando me encontraba ante la hoja en blanco: hacer ver como si estuviesen aquí, todo lo que pasa en  Celorio y no solo como un hecho en sí, sino ponerle  el “alma” suficiente para que llegase a ese lector.

 No sé si lo habré logrado, solo puedo decir que lo he intentando con toda mi alma a costa de a veces tener que poner cosas “políticamente incorrectas”, pero siempre con el fin único de informar con la mayor imparcialidad posible. Solo quiero decir una cosa más: Gracias. Gracias a todos, especialmente a los lectores y a todo el quipo de “El Oriente de Asturias” por haberme hecho cumplir mi sueño frustrado. Ser periodista, periodista “de vía estrecha”, pero periodista al fin y al cabo, con el mismo objetivo que el mejor periodista del mundo: informar.

 Por último, antes de decir adiós, o mejor dicho “hasta luego”, porque estoy convencido que “El Oriente” volverá, quiero decir desde estas líneas, tanto a los lectores, como a la dirección de nuestro periódico, que pueden contar con mi total disponibilidad para seguir adelante cuando las cosas mejoren, que mejoraran.

 HASTA LUEGO A TODOS.

NOTA: Salva Cué seguirá escribiendo su Crónica de Celorio semanal para Celoriu.com a pesar de la desaparición de “El Oriente”

Comentarios

comentarios

Comments are closed.