>

Comienza la temporada de ocle en Llanes

Publicado el Jueves 20/09/2012 | Escrito por | Sección: Destacados, Mar y playas

Los primeros recolectores de ocle de la temporada en la playa de Palombina de Celorio esta mañana - Celoriu.com

Llegan a las playas los primeros recolectores de ocle. En Celorio por el momento dos familias trabajan en esta tarea tradicional en la costa de Llanes.

Un año más el mes de septiembre es testigo de una actividad tradicional en nuetsras costas pero que cada año ocupa a menos familias celorianas: la recoida del ocle. Entre los celorianos de más de 30 años pocos son los que no han acudid alguna vez a la recogida del ocle, aunque las nuevas generaciones lo ven con distancia y peligra la continuidad de esta actividad.

Asturias fue en 2010 la única comunidad en la que se reguló al recogida de ocle, una variedad de alga con la que se elaboran alimentos, cosméticos y medicinas. Esta alternativa a la pesca pierde seguidores conforme pasan los años. Seis embarcaciones participaron en 2010 en la campaña del ocle en Asturias, la mitad que en 2009.

Los primeros recolectores de ocle de la temporada en la playa de Palombina de Celorio esta mañana - Celoriu.com

Los primeros recolectores de ocle de la temporada en la playa de Palombina de Celorio esta mañana - Celoriu.com

La periodista Blanca M. se ocupaba de este asunto hace 5 años en el diario El Comercio, donde escribía un fantástico artículo en el que hablaba sobre las dificultades que se encontraban los recolectores del ocle y los principales motivos por los que cada vez menos familias llaniscas se dedicaban a la taera.

Hace unos años, la llegada de la temporada de recogida de ocle, entre los meses de septiembre y febrero, se convertía en el modo de vida de muchas de las familias que residían en los pueblos de la costa de Llanes. Hoy, apenas una docena de personas del concejo, según estimaciones de quienes aún se dedican a esta peculiar actividad, mantienen vivo el oficio. ¿El motivo? La nueva normativa regional que, explican, obliga a los recolectores a hacerse autónomos.

«El problema es que tú recoges las algas de la playa y luego no sabes cuándo las vas a vender ni cuánto vas a cobrar por ellas, y tampoco si podrás secarlas porque depende del buen tiempo o de si te coge un año que llueve mucho», señaló desde la localidad de Niembro Jesús Marcos Puertas, que lleva desde los ocho años «yendo al ocle». Puertas, que compagina esta actividad con un negocio de hostelería, considera que «la gente no se quiere arriesgar a vivir sólo de las algas y prefiere centrarse en otro trabajo más seguro desde el punto de vista laboral. Y es que si no sacas 30.000 kilos por temporada no te compensa coger el ocle», añade el empresario, que calcula que por cada kilogramo se suelen pagar unos 40 o 50 céntimos de euro.

Además de la exigencia de ser autónomo, el propietario del restaurante El Buzu, de Niembro, denuncia que hace poco la Administración autonómica tenía la intención de poner aún más limitaciones al oficio. «Fue hace uno o dos años cuando nos dijeron que querían restringir la recogida y obligarnos a que la lleváramos a cabo por zonas y dentro de unos determinados horarios. A mí, por supuesto, me parece absurdo porque ya tenemos bastantes problemas ahora», dijo.

Los primeros recolectores de ocle de la temporada en la playa de Palombina de Celorio esta mañana - Celoriu.com

Los primeros recolectores de ocle de la temporada en la playa de Palombina de Celorio esta mañana - Celoriu.com

El alga no es lo que era. La recolección suelen llevarla a cabo personas que mantienen alguna clase de vínculo con la pesca y la agricultura. La tarea se inicia cuando la marea está baja. Tractores «de pala de dientes» -una especie de rastrillo- y «de pluma»- que podría compararse con un gancho-, ayudan a la recogida. Otras veces, el mar no llega a depositar las plantas en la arena de la playa y es necesario introducirse en el agua para atraparlas con una red. Una vez retiradas de la costa, hay que proceder al secado de las algas en algún lugar del campo. «Allí utilizamos otra máquina que va moviendo el ocle para que sequen bien», comenta Antonio Oves, de Celorio.

Para los recolectores del Oriente la mejor zona suele ser Torimbia, ya que es la playa «que habitualmente da más algas». El único inconveniente que tiene este arenal es la dificultad de acceso para la maquinaria que suele emplearse en la tareas de recogidas.

Respecto a la calidad del producto, Jesús Marcos Puertas explica que, sin duda, las algas más cotizadas no se encuentran en Asturias. «Las mejores son las de San Sebastián porque salen cuando hay temporales muy grandes. El ocle que llega a San Sebastián procede de todo el mar Cantábrico y es un alga muy pura», manifiesta.

Con mejores o peores plantas marinas, lo cierto es que no todas las temporadas resultan fructíferas. Aunque Puertas elude dar cifras concretas sobre la cantidad que ha llegado a recolectar, Antonio Oves, que se introdujo en la profesión cuando apenas tenía 15 años, si declara haber tenido temporadas realmente buenas. «Este fue el año que más extraímos, con casi 120.000 kilos». Este recolector tiene una visión menos crítica, ya que en su opinión «siempre hay alguno que quiere seguir dedicándose a esto y no pagar impuestos».

El verano no es la época más propicia para recoger algas. Durante los meses de junio, julio y agosto la actividad se paraliza debido a que el ocle presenta muchas «babosas» -una especie de pulga-, y a que la planta está más dura de lo habitual. «Las algas vuelven a endurecer a partir de febrero y el mar no consigue arrancarlas tan fácilmente», explicó Puertas.

Fotos: Salva Cué / Celoriu.com | Fuente: Blanca M. García / El Comercio


Comentarios

comentarios

Etiquetas: , , , , , , ,

Comments are closed.