>

Julio González pide abandonar odios heredados de otras épocas hacia el Club

Publicado el Miércoles 5/09/2012 | Escrito por | Sección: Actualidad, Sociedad, Ocio y Cultura

Julio González, presidente del Club Marítimo de Celorio - Celoriu.com

El presidente del Club Marítimo intervino el pasado sábado en la Junta de la Sociedad de Festejos de Celorio para reclamar a los vecinos que finalicen las manías injustificadas hacia la entidad.

El presidente del Club Marítimo de Celorio quiso intervenir voluntariamente en un turno de palabra durante la Junta que la Sociedad de Festejos celebró el pasado sábado en las escuelas de Celorio. En su intervención, Julio declaró que «es un hecho constatable que existe cierto odio histórico hacia el Club Marítimo de Celorio por parte de vecinos del pueblo, que lo siguen viendo como algo ajeno«. Quiso expresar que «entendía y asumía las herencias que venían del pasado», pero igualmente afirmó que no le parecía razonable que esos odios generados hace 40 años continúen de cara al futuro.

Recalcó que la junta directiva que él preside siempre ha ofrecido una máxima cooperación con el pueblo, ha generado actividad y ha querido hacer partícipe al pueblo y a los vecinos de todas las actividades del Club. Resaltó que las instalaciones del Club han estado siempre ofrecidas a los vecinos, nunca han dicho que no a ninguna petición vecinal y su talante ha sido colaborador, dedicando recursos a que el pueblo se integrara más con el Club y el Club con el pueblo. Enumeró varios ejemplos de la máxima colaboración e implicación del Club Marítimo, sus socios y miembros de su directiva con Celorio y las actividades vecinales, y resaltó que su único objetivo es que de una vez por todas el pueblo sienta al Club como algo suyo, se sumen fuerzas y se olviden odios absurdos heredados del pasado y sin razonamiento para continuar en el futuro. Para terminar, pidió que aquellas personas que crean que puedan dar algún consejo sobre cómo ayudar a que esta actitud heredada de algunos vecinos con el Marítimo desaparezca, estará encantado de recibirlo.

Por su parte, el presidente de la Sociedad de Festejos de Celorio Fernando Vallado quiso añadir que el Club Marítimo es el grupo que más ha colaborado con la celebración de las fiestas, así como con multitud de acontecimientos, campeonatos de pesca y actividades deportivas y culturales en el pueblo durante los últimos años. Dijo que la actitud del Club Marítimo con el pueblo y sus vecinos había sido intachable y de máxima colaboración durante los últimos años en los que Julio ha sido el presidente de la entidad y que no existía ni un «pero» a su comportamiento con el pueblo y los vecinos.

Los allí presentes asintieron y nadie se opuso ni objetó a las palabras expresadas por Julio González.

Comentarios

comentarios

Etiquetas: , , , , , ,

3 comments
Leave a comment »

  1. totalmente de acuerdo el club no puede hacer más. los odios vienen de cuando aquello era una cosa elitista y que se separaba del pueblo, ahora hay mas socios del club ayudando en las fiestas y organizando cosas para el pueblo que los propios vecinos. creo que es hora que se olviden odios de cuando Franco y se les juzgue a cada uno por lo que hace. poco más pueden hacer por integrarse e integrar al pueblo.

  2. A ver si es verdad que de una vez por fin podemos dejarnos de tonterias de rencores de cuentines de tendedero y hacemos todos algo por el bien del pueblo y la convivencia entre vecinos.

  3. Ese odio hacia el Club, o mejor manía o rechazo, que odio es una palabra muy seria, como bien dice Julio viene de un pasado ya remoto en el que vecinos y veraneantes se autoexcluían mutuamente con toda clase de prejuicios que no voy a repetir aquí. Lo realmente triste es que 40 años después, con todo lo que ha llovido y cambiado el país y la sociedad, haya necios que además de pretender representar los intereses del pueblo con un discurso falaz, arcáico y vacío, siguen erre que erre con la misma dinámica cutre y estéril de contraponer a «los de aquí» con «los veraneantes» a pesar de que casi todos ellos viven directamente de los que denuestan. Lamentable pero cierto