>

Cambio de modelo

Publicado el Jueves 12/04/2012 | Escrito por | Sección: Editorial

Guille Rodríguez - Celoriu.comAdaptarse o morir. Esa sencilla premisa muy vinculada a la ley de selección natural que rige el mundo desde sus inicios es una máxima a no olvidar en tiempos difíciles como este. La aplastante crisis económica en la que estamos envueltos hace más necesario que nunca cambios importantes que lleguen al modelo que nos ha llevado a esta situación.

Mientras la mayoría de reformas que sufrimos cada día se limitan a tratar de saciar a unos mercados que son por su propia definición insaciables, ¿qué estamos haciendo por el futuro? ¿En qué vamos a trabajar cuando pase esta crisis? No se está reformando el modelo productivo español, no se está apostando por nuevas industrias, se reduce el presupuesto en i+d, se reduce el dinero destinado a becas y formación, a idiomas; nos contraemos todo lo posible para tratar de transmitir un mensaje de que vamos a ser buenos y que tienen que confiar en nosotros. Pero cuando esto acabe, ¿qué? ¿En qué vamos a trabajar? ¿Para qué hacemos todo esto si vamos a vivir peor y en el mejor de los casos no supone más que una solución a corto plazo? ¿Qué actividad se está potenciando para servir de vanguardia de nuestro futuro? ¿En qué vamos a ser buenos los españoles dentro de 10 años?

Llevado al terreno local de Llanes se hace imprescindible un cambio de modelo similar. Las cifras del paro se mantienen altas fuera de la temporada de verano y poco a poco la actividad económica, una vez parado el sector de la construcción, se limita únicamente al sector servicios. Es necesario un gran pacto, un ejercicio de responsabilidad fuera de todo interés político partidista que lleve a definir un modelo productivo, a estudiar e impulsar medidas reales de fomento del sector agroalimentario, de recuperación de la ganadería y de búsqueda de implantación de empresas vinculadas al sector tecnológico que permitan el asentamiento de población joven y también de alta cualificación. El turismo debe modernizarse y volver al turismo de calidad, que volverá si nuestros pueblos mantienen su esencia de pueblos, con construcciones acordes a lo que son y con un patrimonio natural y cultural debidamente cuidado y potenciado. La construcción en sí misma debe ser una herramienta y nunca un fin, porque esto último conduce a desiertos de construcciones vacías y poco acordes con las necesidades de los vecinos.

Es el momento de hacerlo, los ciudadanos estamos respondiendo aceptando cambios y condiciones durísimas en todos los sentidos, pero es necesario pensar en el futuro, qué vamos a hacer el día siguiente a que se acabe esta crisis.

Si te gustó esta noticia, quizá te interese...

  1. Huelga
  2. La necesaria deslocalización
  3. Lección ¿aprendida?

Comentarios

comentarios

Etiquetas:

One comment
Leave a comment »

  1. Yo creo que una cosa es adaptarse a los tiempos, a ciclos y crisis económicas que siempre los ha habido y otra resignarse como lo están haciendo ciertos gobiernos europos, entre ellos el nuestro, a bailar al son que toca Alemania, Francia y sus acólitos. Lo que me indigna es que nadie dice nada, nadie les planta cara a esas agencias de calificación que ni siquiera sé para que sirven, a parte de para fastidiar, ¿crean algo estos señores, algo como servicios, comercio empleo…? ¿crean algo los de la bolsa? . Entonces ¿porqué se les hace tanto caso?
    Hay reestructurar el mundo económico, potenciando lo que tenemos y repartiendo empleo y riqueza. Lo que está claro es que nunca, ni en España ni en resto del mundo, habrá trabajo para todos.