>

Huelga

Publicado el Jueves 29/03/2012 | Escrito por | Sección: Editorial

Yo no pertenezco ni he pertenecido nunca a ningún sindicato. Hoy yo sí hago huelga no por dar apoyo a ningún sindicato ni por negárselo a ningún empresario. Creo que a los que centran el debate de esta huelga en los sindicatos, los piquetes o los violentos (rechazables éstos desde todo punto de vista), los árboles no les están dejando ver el bosque. Hago huelga porque es la herramienta que tengo para mostrar mi más profundo rechazo a una reforma laboral que no considero justa ni buena para los trabajadores.

No porque piense que ningún empresario disfrute sádicamente echando a gente. No porque vea en los empresarios ninguna especie malvada ni opresora por naturaleza.

Sino porque con esta reforma lo harán más fácilmente sólo por el legítimo derecho de obtener más beneficios. Es lógico y legítimo que los empresarios tiendan a ganar el mayor dinero posible, para eso se montan las empresas. Y es lógico y legítimo que para ello utilicen las herramientas que la ley les brinda. Con esta reforma tendrán la oportunidad de pagar menos a la gente, de echarles sin dar explicaciones, de indemnizarles menos por sus años trabajados… Los que sean buenos empresarios seguirán obrando bien con sus empleados. Pero aquellos que no lo sean ahora tienen la balanza de su lado.

El argumento de que «cuando al empresario le va bien, al empleado también» es una utopía fantástica que lamentablemente no es del todo cierta a no ser que consideremos «ir bien» simplemente mantener el puesto de trabajo. Conozco pocas empresas que repartan los beneficios anuales entre sus empleados. O que cuando les va bien den más días libres o repartan regalos. Si una empresa va bien también es gracias a sus empleados y a su trabajo. Coincidiréis conmigo en que los sueldos no suben en tiempos de bonanza con la misma facilidad que bajan en tiempos de crisis. Creo que debe existir un equilibrio en las relaciones que rigen el mercado laboral, y que esta reforma rompe ese equilibrio.

Esta huelga no es contra los empresarios, es contra una reforma de una ley.

Rechazo todo tipo de violencia y coacción, y apuesto por la libertad de cada uno para hacer hoy lo que crea oportuno sin ninguna represalia; ni por ir, ni por dejar de ir a trabajar.

Si te gustó esta noticia, quizá te interese...

  1. No curres gratis
  2. La necesaria deslocalización
  3. Cambio de modelo

Comentarios

comentarios

Etiquetas: ,

Comments are closed.