>

“La prensa digital sois fuente constante de información”

Publicado el Domingo 10/04/2011 | Escrito por | Sección: Destacados, Protagonistas

Juan Ramón Lucas

Celoriu.com entrevista en exclusiva a Juan Ramón Lucas. Periodista y llanisco de corazón nos habla de su vida, del periosimo, política, información, Llanes y muchas cosas más.

Juan Ramón, tu vinculación con Llanes es un poco confusa, al menos si lo consultamos por Internet, donde algunas fuentes se contradicen. Por favor, acláranos cuál es tu vinculación exacta con Llanes.

Lo aclaro, lo aclaro. Yo no nací en Llanes como dice la Wikipedia. Yo nací en Madrid, mi padre es de Ribadedeva, de Boquerizo; y mi madre es de Mieres. Yo nací en Madrid, viví parte de la infancia en Ujo, y parte de la infancia también aquí en Boquerizo.

¿Vienes mucho a Llanes?

Si, si y últimamente más. Estas cosas hacen mucho, y mi pareja Sandra Ibarra es una enamorada de Asturias. Y cuando a uno le gusta compartir las cosas, y das con una persona a la que una de las cosas que le gusta compartir es esta tierra, pues siempre vienes más. Es una ayuda. Venimos siempre que podemos

¿Eres más de playa o más de montaña?

Yo soy de Asturias. Soy de las dos cosas, depende del día, depende del momento. Hay días como hoy sábado, que hace un tiempo magnífico y hemos estado paseando un poco por aquí por el valle Oscuro, cerca del Cuera, y entonces coincide que hemos estado por aquí; pero si se tercia ir a la playa a dar un paseín o a bañarse, pues también. Depende un poco del día, no soy ni de montaña ni de playa. Soy de las dos cosas.

Si te tuvieras que quedar con algún rincón concreto de playa o de montaña, ¿cuál escogerías?

Un rincón te digo cualquiera de las cuevas de La Franca, que se pueden ver cuando está la marea baja. Ese en cuanto a playas. En cuanto a monte cualquier prao de la sierra del Cuera, o el caminín que sube hasta el “Picu’l Paisano”, en cualquier braña por ahí arriba yo me encontraría muy bien.

¿Qué es probable que te encontremos comiendo por Llanes?

Arroz con Leche

No has dudado ni un segundo. ¿Nos vamos directos al postre?

Si, pero te podría decir muchas cosas: los tortos de maíz que hacen muy bien aquí en Boquerizo, la menestra que hacen en El Pontón, el cachopo de merluza que hacen en “El Campanu” en Llanes…hay para escoger.

¿Conoces Celorio?

Si, conozco Celorio.

¿Qué recuerdo o que imagen te ha dejado a ti Celorio?

Celorio siempre lo he vinculado a la trayectoria personal. He tenido familia en Celorio viviendo algún tiempo, y yo lo recuerdo pues como a todos los pueblos de por aquí: lugares que combinan mar y montaña, en los que hay historia y se nota en los edificios. No tiene algo que para mí lo diferencie del resto de pueblos de por aquí, que me evocan lo mismo: la tierra, los orígenes, el mar, la montaña.

Juan Ramón, hablando de periodismo, ahora diriges un programa diario en Radio Nacional, en el que a la exigencia natural de cualquier programa en directo y de esta repercusión, hay que sumarle una exigencia casi física.

Si, si, totalmente. Hay exigencia física y eso es verdad.

¿Cómo lo vives? ¿Cómo  llevas esta exigencia en tu día a día?

Cuando me levanto todas las mañanas a las 03:30 a.m. lo primero que piensas cuando suena el despertador es algo que es irreproducible por respeto a los lectores. Pero luego piensas, bueno, mira me lo voy a pasar muy bien en el trabajo, vivo y comparto mi vida con una persona excepcional…y todas estas cosas buenas son las que dan sentido no sólo al madrugón sino a tantas otras cosas que hay que hacer a lo largo del día. Entonces bueno, nunca me ha costado trabajo madrugar, y ahora pues con estos alicientes mucho menos.

¿Esa exigencia te permite compaginarlo con algún otro proyecto?

No, no. En algunos momentos he estado haciendo tele, pero ya no. Estoy en eso, y tratando de centrarme en eso. Luego aparte colaboro con Sandra en su fundación, mucho menos de lo que yo quisiera, porque con estos horarios estás muy condicionado el resto del día. Haces un programa de 6 horas en directo que requiere mucho esfuerzo y mucha tensión, y luego sigues atento durante todo el día a la actualidad, y te queda muy poco tiempo para más. Ya te digo que cuando puedo, de una forma bastante entregada dentro de esas posibilidades que tengo, trato de ayudar en la fundación, pero poco más.

Una persona que lleva tantos años en primera línea del periodismo nacional es posible que pierda sus motivaciones. ¿A ti qué te motiva?

Si ya no tienes metas o no tienes motivaciones tu vida ya no tendría sentido. Decía Paulo Coelho que la posibilidad de cumplir los sueños es lo que hace que la vida sea interesante. Yo en mi vida siempre tengo proyectos, y si me apuras cada mañana tengo el proyecto de que el programa me salga bien, y cuando me acuesto pienso ¿qué he hecho bien hoy y qué he hecho mal?. Bueno pues vamos a ver si mañana podemos mejorarlo. Siempre que estás vivo tienes que tener algún objetivo a corto o a medio plazo por el que moverte.

¿Cómo quieres ser de mayor?

Mejor. Cada vez mejor en todos los sentidos. Más sereno, más vitalista, más atento.

¿Cómo quieres que se te recuerde cuando ya no estés en la primera línea del periodismo?

No lo se…yo no aspiro a dejar huella. Yo si en algún momento alguien me ha dicho que la dejo es porque hago las cosas que creo que tengo que hacer, pero no estoy pendiente de eso. Yo estoy a que los míos sean felices, a que mi trabajo esté bien hecho, a que la gente que me escuche sepa lo que pasa de verdad, a que todo lo que yo pueda hacer sirva de algo, y sin ninguna ambición en ese sentido. Simplemente hacer las cosas que me hacen sentir bien, ser coherente conmigo mismo y que la gente a la que me dirijo, tanto la más cercana como el público por el trabajo que tengo, valore lo que yo hago. Eso es todo a lo que aspiro.

Lo de permanecer es una cosa en la que de verdad no puedo pensar, me da vértigo.

¿Qué piensas de la prensa digital como Celoriu.com?

Sois fuente constante de información para todos nosotros, estamos permanentemente atentos a vosotros. Si antes era sólo la radio la que te transmitía la inmediatez, ahora hay que considerar constantemente la prensa digital. Y también a las redes sociales. Nos proporcionáis ese punto de inmediatez, de cercanía, de información que rebasa fronteras instantáneamente; y ahí los periódicos digitales, claro, sois los que mandáis. No tienen el calor de la radio, y yo siempre la he preferido, pero sois una fuente inestimable de información y tenemos que trabajar con vosotros.

¿Conocías Celoriu.com?

No, pero a partir de ahora que sé que existe lo leeré.

¿Qué opinas de la participación ciudadana en la información?

La información es útil, pero hay que tener una reserva. Yo mismo a través de Twitter me comunico con muchísima gente, o a través de Facebook…por esas vías. Lo que pasa es que Internet es un paraíso de información pero también de impunidad, y entonces hay mucha gente que miente consciente y deliberadamente. Que dice cosas, y el problema es no discriminar.

También hay gente que utiliza la red para fomentar el interés propio. Hay mucho de esto, y hay que discriminar. Nosotros los profesionales somos gente que atiende a contar las cosas que pasan de verdad, pues tenemos que ver cuando son interpretaciones y bueno, pues hay que tener cuidado y es nuestra responsabilidad discriminar. A mí me parece por tanto que está muy bien que la red se abra a todo el mundo, se democratice en ese sentido, pero que entraña riesgos y uno de los riesgos es la manipulación. Hay que tener cuidado.

¿Existe entonces el periodismo ciudadano?

El periodismo ciudadano tiene su momento, tiene su punto, tiene su lugar como lo tenían antes las cartas al director. Ahora más inmediato, más cercano en el tiempo e incluso en lo geográfico, porque alguien puede contarte algo que está pasando en ese mismo instante en Sri Lanka. Ahora bien, cuidado porque eso también se presta a la manipulación. Entonces el periodismo ciudadano es ciudadano, pero periodismo…no tanto. Simplemente es información que uno distribuye a través de la red; pero el periodismo es otra cosa, es contar las cosas con oficio, ofrecer posibilidad de interpretación…en fin, el periodismo es una profesión muy seria como para ponerle unos calificativos que no precisamente la enriquecen. Entonces eso es colaboración ciudadana, aportación ciudadana a la información o información ciudadana, pero el periodismo es otra cosa.

¿Crees que los mensajes que los ciudadanos hacen llegar a sus políticos a través de las redes sociales pueden llegar a influir en sus decisiones, o sólo cuando se ven acorralados?

Pueden y deben. Otra cosa es que sólo lo hagan cuando se hallan acorralados, eso es muy del carácter de una cierta clase política. Pueden y deben. Yo de hecho como informador, como responsable de un tiempo de radio pública, presto atención a lo que me dicen los ciudadanos a través de las redes, entonces yo creo que los políticos deberían hacerlo también. Con más razón, porque yo después de todo a mí se me puede escuchar o no, pero a un político le elegimos y le otorgamos la responsabilidad de manejar nuestros asuntos durante 4 años enteros.

En las recientes revueltas en el mundo árabe un factor clave ha sido la información y el carácter instantáneo de la misma que mencionábamos. Hemos llegado a oír que la titulaban la “Revolución de la Información” en comparación con la Revolución Industrial. ¿Crees que es para tanto?

Hombre, a ver…el mundo está cambiando entre otras cosas gracias a Internet. Ha cambiado ya, de hecho. Entonces la capacidad de comunicación inmediata es también la posibilidad de movilización inmediata, entonces en ese sentido esto si es el reflejo de una revolución de las dimensiones de la Revolución Industrial. Pero no entiendo que las revueltas del mundo árabe sean comparables a la revolución industrial, sino que el instrumento que se ha utilizado, Internet, sí es comparable a la Revolución Industrial, porque está cambiando el mundo de una manera impresionante y en muy poco tiempo.

Cambiando de tema, Juan Ramón. En las últimas semanas hemos hablado mucho de Fukushima, y en Celorio da la casualidad de que contamos con uno de los mayores expertos de nuestro país en energía nuclear Julio González, con el que hemos tenido el lujo de contar en una serie de 4 artículos muy clarificadores.

¿Ah si? No lo sabía. No tenía ni idea.

Te invito a que los leas en Celoriu.com

Le voy a echar un vistazo, sí, sin duda.

En esos artículos una de las cosas que más se criticaba era el excesivo alarmismo y la falta de rigor de algunos políticos y medios de comunicación. ¿Crees que hemos sido muy alarmistas?

No soy un experto. Lo que yo sí veo es que el problema viene cuando no se dice la verdad, se crean situaciones de este tipo. Hay que decir la verdad. Y decirla ya. Yo creo que la manera de prevenir el alarmismo es decir la verdad. Si no se hace siempre se somete a especulaciones. Yo no creo que sea responsabilidad de la prensa ese alarmismo, yo creo que trata de informar honestamente, yo creo que la responsabilidad es de quien tiene la información y no la da.

Entonces sí, a lo mejor se ha creado alarmismo, pero yo creo que ni él ni nadie saben bien las consecuencias finales de lo que está pasando, y los propios técnicos (nosotros hemos hablado con muchos), tampoco son capaces de evaluar la dimensión de lo que está pasando. Entonces vale, es verdad, es posible que la prensa haya sido alarmista, seguro que hemos sido alarmistas, pero tampoco tenemos toda la información, y cuando la buscamos encontramos también dudas entre los propios expertos.

Por último Juan Ramón, qué valor crees que debe perseguir un informador? (rigor, independencia, verdad, objetividad, conciencia…)

Un poco todos los que me dices, pero la primera virtud del periodista debe ser la honestidad, la honradez. Tienes que ser honrado. Y la segunda aplicar sentido común. Luego ya está la atención, la veracidad, comprobar las fuentes. Son un montón de cosas, pero yo creo que en la línea de los que tú acabas de decir.

Esto es todo Juan Ramón, muchísimas gracias por atendernos, un placer.

Las gracias a vosotros, encantado de verdad. Hasta luego y un abrazo Guillermo.

Comentarios

comentarios

Etiquetas: , , , ,

5 comments
Leave a comment »

  1. Yo estoy alucinada con vosotros, tocais todo lo que pueda interesar al público. Y ahora esta entrevista tan estupenda. Felicidades.

  2. He releido la entrevista y sinceramente como lector no me dice nada, quizás al editor le interese. Los comentarios son los habitúales del auto-botafumeiro con incienso, en otros templos usamos sándalo. Yo también utilizo el seudónimo o el denostado anonimato mientras las reglas sean esas para todos.

  3. Interensante entrevista y fenomenal periodista y buen programa de radio que escucho habitualmente.
    Felicitaciones a ésta página web de celorio por su buen contenido y buena información sobre celorio y concejo de Llanes.
    Saludos a mi amiga Cheles de la que no tengo noticias hace mucho tiempo.

  4. "Por último Juan Ramón, qué valor crees que debe perseguir un informador? (rigor, independencia, verdad, objetividad, conciencia…) la primera virtud del periodista debe ser la honestidad, la honradez. Tienes que ser honrado. Y la segunda aplicar sentido común. Luego ya está la atención, la veracidad, comprobar las fuentes"

    "Lo que yo sí veo es que el problema viene cuando no se dice la verdad"

    Guillermo a ver si aprendes algo y tomas ejemplo porque te faltan todas estas virtudes, supongo que me borrarás como haces habitualemnte cuando no te gusta una opinión.

  5. Ves como no te van borrado?
    Si escribieses sin insular (cosa dificil en ti), seguro que te lo hubiesen publicado.
    besos cielo.